Batidos verdes: ¿mito o realidad?

0

Hace apenas un par de años era toda una odisea convencer a alguien de que se tomase un batido verde. La palabra en sí generaba todo tipo de críticas y comentarios no precisamente positivos al respecto, desde comparaciones con animales herbívoros hasta sospechas budistas.

Hoy día ya, como de repente, las redes sociales están saturadas de todo tipo de recetas para batidos, licuados o smoothies que faciliten a los usuarios depurarse, detoxificarse, limpiarse, refrescarse, adelgazar, curarse, rejuvenecerse y un sin fin de supuestas acciones que estos anuncian.

Este uso que se le esta dando a la información referente a batidos verdes está generando por un lado seguidores incondicionales cargados de falsas esperanzas y por otro críticas llenas de desconfianza.

Pero, ¿cómo han podido llegar a ser un puñado de vegetales líquidos objeto de tanta contradicción?

Pues seguramente desde que su uso se ha malinterpretado. Para ayudar a despejar esta incógnita, vamos a formular tres preguntas:

¿Por qué verde?

Los vegetales de hoja verde han sido tradicionalmente conocidos por sus beneficios para la salud gracias a que son ricos en compuestos asociados a su color como el hierro, la vitamina K o la clorofila. Esta última es un pigmento verde que permite a los vegetales absorber los fotones de la luz necesarios para realizar la fotosíntesis, proceso mediante el cual se transforma la energía lumínica en energía química, liberándose oxígeno a la atmósfera. En esto, y porque tiene estructura parecida a la de la hemoglobina sanguínea, se apoyan los que defienden que la clorofila que comemos con los alimentos interviene en procesos de detoxificación, la estimulación del sistema inmune, acción cicatrizante y reguladora del equilibrio ácido-base, entre otras propiedades.

Hoja verde

Hoja verde. Fotografía: Ana Molina

¿Batir o no batir?

Los vegetales crudos suelen tener peor digestión y su contenido en fibra puede dificultar la absorción de algunos nutrientes. Por esto el licuar o batir ayuda a romper estas fibras liberando nutrientes y enzimas que ayudarán a la digestión. También es cierto que en batido podemos tomar más tipos de verduras o frutas juntas que si lo hiciésemos en una comida donde normalmente no se mezclan demasiados ingredientes. A no ser que te hagas un pisto o un gazpacho, que por cierto, aunque no sea verde, es un cóctel de nutrientes.

¿Batir o licuar?

La diferencia básicamente está en eliminar o no la pulpa y fibra. Cuando licuamos la mayor parte de ambas se tira y en ellas encontramos muchos nutrientes y beneficios. En recompensa tenemos que hay algunos vegetales que es mejor licuarlos, pues al batirlos nos da una textura muy densa como el brócoli, la lechuga o el calabacín.

Licuados

Licuados. Fotografía: Yolanda Granados

Decidas incorporar los batidos verdes a tu alimentación diaria o no, no se puede olvidar que las cantidades y las respuestas de cada persona serán fundamentales para establecer beneficios concretos atribuidos a los batidos o cualquier alimento. Por eso el consejo pirata de la semana es que incluyas vegetales verdes en tu alimentación diaria de la forma que más fácil te resulte, y si buscas una acción de salud más especifica acudas a un especialista para que pueda orientarte en tu caso particular.

Comparte

Sobre el autor

Ana Molina es la última incorporación a la tripulación pirata y se ha enrolado en el barco con el objeto de cuidar nuestra alimentación. Esta corsaria que es licenciada en Farmacia y experta en Nutrición y Dietética, ha navegado por diferentes mares y, para nuestra suerte, ahora fondea en la bahía de Almería. Nos jura por el mismísimo Neptuno que sus consejos y pautas están adaptadas a nuestro estilo de vida. Sus post nos ayudarán a disfrutar, de manera saludable, de esas escapadas a las tabernas y cantinas portuarias que tanto nos gustan. Sin duda, hay un mundo nuevo por descubrir y gracias a sus recomendaciones, podremos abordarlo con una salud de acero Valyrio. Más información en: http://amnutricionintegral.com/