La Alcazaba de Almería: centinela de la belleza reflejada en el mar.

“La Alcazaba, centinela, siempre guarda tu hermosura”, canta el clásico reinventado por David Bisbal con Tomatito a la guitarra. Ciertamente, desde que Abderramán III comenzó a levantarla  en el año 955 y desde que Hayrán la vio terminada allá por el siglo XI, la mayor de las ciudadelas construidas por los árabes en suelo español  ha sido (y es) el conjunto monumental más importante de la provincia almeriense, formando parte inquebrantable de esa misma belleza urbana de la ciudad de Almería, que siempre guarda cual centinela imperturbable.

La Alcazaba

Ubicada en lo alto de un cerro, la Alcazaba es una sólida y extensa fortaleza con murallas de más de tres metros de anchura y cinco de altura, formando un recinto cerrado sobre sí mismo, un ejemplo perfecto de ciudad fortificada en el que el barranco de la Hoya y el cerro de San Cristóbal mantienen una conexión directa, tanto física como visual, creando un conjunto de extraordinaria magnitud y solera. La Alcazaba queda al sur conectada con la ciudad, y al norte el Cerro de San Cristóbal, que termina por definir un espacio único, de indudable interés turístico y cultural.

Cerro de San Cristóbal

La Alcazaba de Almería posee tres recintos amurallados claramente diferenciados. En el primero, hallamos lo que fue un campamento militar y un refugio para la población de la época que contaba con los clásicos aljibes, de los cuales hoy podemos ver uno al descubierto, y uno de los pozos que se utilizaban para subir el agua a una altura de 70 metros. La entrada se realiza por la llamada Torre de los Espejos, que aloja la Puerta de la Justicia. Según la tradición, en esta torre existía un sistema de espejos cuya misión era hacer señales a los barcos que llegaban al puerto para descubrir a los enemigos.

Torre de los Espejos

En La Alcazaba de Almería el primer y el segundo recintos están separados por el Muro de la Vela, llamada así porque allí se levantaba la Campana de la Vela, que anunciaba ciertos eventos cuando tenían lugar: barcos que entraban en la bahía, posibles enemigos, fuego, etc. Fue mandado construir por el rey español Carlos III. Una vez atravesado el Muro de la Vela, el segundo recinto, era la residencia para gobernantes, la guardia y los servidores.

En realidad, era la ciudad palaciega con dependencias como mezquita, casa, baños, aljibes, tiendas y mucho más. También estaban los baños de la tropa, que sigue el modelo de los baños romanos pero que, debido a los terremotos que asolaron la provincia en el Medievo y durante la Edad Moderna, apenas quedan algunos restos en pie, si bien nos ofrece un gran yacimiento arqueológico el cual es aún hoy investigado.

Muro de la Vela. La Alcazaba, Almería

Por último, en La Alcazaba de Almería, el tercer recinto, nos topamos con la parte más moderna de todo el monumento. Tras la toma de Al-Mariya (espejo del mar) el 26 de diciembre de 1489, los reyes mandaron construir un castillo en la parte más occidental y elevada, adaptado a las nuevas necesidades militares y a la artillería. Se empezó a construir en 1490 y se acabó en 1534. A este espacio, protegido por un foso y por tres torres semicirculares (llamadas del Homenaje, de la Noria y de la Pólvora), se accedía a través de un puente levadizo.

La Alcazaba

Visitas guiadas – La Alcazaba de Almería

Amén de las visitas guiadas o teatralizadas que se organizan en este monumento y de la gratuidad del acceso para ciudadanos de la UE (para otras procedencias, la entrada cuesta 1,50 euros) desde el 1 de mayo y hasta el 15 de junio, el horario de apertura es de martes a sábado (de 9.00 a 13.30) y domingos y festivos (de 10.00 a 17.00). Consultar horarios en Tel.950801008.

La Alcazaba de Almería

Localización: La Alcazaba

Qué hacer en la ciudad de Almería. Te presentamos las mejores propuestas para que puedas descubrir los atractivos más interesantes de la ciudad y provincia.