YELMO CINE TU BUTACA TE ESPERA

Casa Cele, un bar familiar con argumentos de sobra

2

Casa Cele es un bar de tapas familiar y humilde ubicado en Roquetas de Mar. A pesar de que no es fácil de localizar y de que tiene un aforo de hasta 160 plazas entre el local y la terraza, conviene reservar si pretendes sentarte en alguna de sus mesas en fin de semana.

Pese a su aparente sencillez, Casa Cele tiene unos cuantos argumentos para ese éxito de público, mayoritariamente compuesto de gente joven y familias. Me quedo con cinco claves: Las ‘patatas diferentes’ (no te imaginas su ingrediente secreto); los vinos de chateo, el pescado fresco, el servicio ágil y la tarta de queso casera.

Como decía, sus ‘Patatas diferentes’ son una de las cosas que hacen de Casa Cele un sitio a tener en cuenta. Las pedí por curiosidad pero sin demasiadas expectativas, y me encontré con unas patatas bañadas en una salsa en las que destaca un sutil sabor a cacao. Le aporta textura y sabor un majao de almendras, pan frito y pimentón. No sé si me equivocaré, pero creo que el toque de cacao es de ColaCao. Todo un flashback a la infancia. No son ninguna maravilla gastronómica, pero me gusta que los bares de tapas asuman riesgos dentro de sus posibilidades. Y sin duda son “diferentes”.

Un un bar ubicado en un pueblo con puerto pesquero tampoco puede faltar el pescado fresco. Lo compran a diario en la lonja de Roquetas. Pregunta por el pescado del día y opta mejor por la plancha que por los fritos.

Algo de lo que deberían aprender otros bares de tapas de la provincia de Almería es que, a pesar de la sencillez del lugar, cuidan la selección de vinos de chateo y también tienen algunas opciones interesantes de vino por botellas. Ojalá tomen nota todos esos hosteleros que se empeñan en cubrir el coste de las botellas de veneno vino con la primera copa que sirven.

Un cocina espaciosa y un buen número de trabajadores facilitan que el servicio sea ágil incluso con el bar lleno. Reconocen que algunos domingos la cosa se ralentiza, pero creo que los tiempos de espera son razonables teniendo en cuenta la cantidad y variedad de pedidos que llegan a su cocina.

Con una carta de entre 80 y 90 tapas y raciones tomar una decisión puede llegar a ser difícil como cliente. Desde la gerencia de Casa Cele me cuentan que su tapa estrella es el Secreto ibérico con ajoblanco, que es la que más fideliza a su clientela. Su parroquia también repite con el Solomillo de Cerdo al Pedro Ximenez, el Buey Wagyu y el Jamón, de la marca Sánchez Romero Carvajal. Pedid la tapa de arroz bajo vuestro riesgo y responsabilidad y evitad las que se descuelgan al final de las secciones de la carta (normalmente son las que tienen menos rotación). Por desgracia también se han sumado a esa terrible moda de los panes de hamburguesa de colorines.

No suelo pedir nada dulce cuando tapeo, pero en Casa Cele presumen de sus postres caseros. Su tarta de queso es de las mejores que he probado en mucho tiempo. El tiramisú es otro de los postres con más demanda del local.

Si a todo esto añadimos que tiene precios razonables, Bar Casa Cele es un lugar a tener en cuenta si estás en Roquetas de Mar. No son unos recién llegados. Este bar familiar abrió sus puertas en febrero de 2004, pero la familia que lo gestiona lleva casi 30 años al frente de negocios de hostelería. Y eso se nota.

Bar Casa Cele
C/ Paterna del Río esquina Calle Alcolea s/n
Roquetas de Mar
Teléfono de reservas: 950 32 32 04
Cierra todos los lunes y los martes (por la noche en invierno, al mediodía en verano)
[mappress mapid=”337″]
Comparte

Sobre el autor

Es encargado de dirigir las cocinas de este galeón. De toda la tripulación, es el pirata con el sentido del gusto y del olfato más desarrollado. No hay barco pirata que surque los mares del norte y del sur que tenga mejores menús que los nuestros. Los regentes de las tabernas y mesones que frecuentamos, lo conocen tan bien como él a ellos, por eso, no pisamos un bar sin su consentimiento. Y después de tantas millas de navegación, sus descubrimientos gastronómicos aún siguen sorprendiendo nuestro paladar.