ACTIVIDADES Y AVENTURAS WEEKY OTOÑO 2020

El Konejo; motos, birras y ‘rock and roll’

3

¡Ojo avizor! Que el parche no te impida reconocer un garito con identidad propia y con una personalidad arrolladora. ¿Un local con personalidad? Sí, bueno, si un coche o un plato de comida la tienen, lo de El Konejo Bar (ubicado en El Llano de Don Antonio, a las afueras de Carboneras) no es personalidad, sino carácter.

Lleva abierto unos diez años; una década de buena música y momentos inolvidables para muchos de los que conforman su variada y divertida clientela, entre la que puedes encontrar desde adolescentes imberbes hasta reuniones de jubilados. Desde dicha apertura, por el escenario de El Konejo han pasado artistas y grupos como José Venzal, Cuatro Caminos, Route 66, Diego Cruz, o Ratatouilles, entre otros muchos. Como ves, el estilo es rico y variado, pero lo que más tira es el rock n roll. Cada tarde de domingo, un nuevo grupo actúa en El Konejo (¡atento a nuestra agenda pirata!).

konejo2

Una de las características de este templo del rock y el heavy es la libertad horaria: El Konejo no tiene un horario fijo establecido, aunque no te equivocarás si te pasas a echar un vistazo en fin de semana. Eso, siempre que no hayan cerrado el establecimiento para irse de ruta motera, porque otro rasgo idiosincrático este bar del Levante almeriense es su vertiente motera. De hecho, también sin frecuencia fija, se suelen hacer quedadas y rutas moteras que casi siempre se acaban convirtiendo en éxitos de participación.

Acabo aclarando que El Konejo es un bar-pub de grandes dimensiones (no te va a faltar espacio), con una terraza al aire libre que invita a vivir nuestro envidiable clima todo el año, con parking propio para que dejes el coche, y con un buen rollo descomunal. Si pasas por Carboneras este verano, échate una birra o unos tragos de ron en El Konejo Bar.

Dirección: El Llano de Don Antonio (Carboneras), 04140. Perfil de Facebook de El Konejo Bar.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.