Cine Yelmo

El Z. Los clásicos también se renuevan

3

Lo siento amigos, pero reconozco que no soy parcial a la hora de contaros las bondades de El Zaguán. Son varios los motivos, pero el principal es el siguiente; media adolescencia de mi vida se quedó en este pub-cervecería del centro de la capital almeriense, convertida hoy en todo un reclamo del ocio nocturno almeriense. Y como no sólo de la noche vive el hombre, en El Zaguán, las tardes eran y siguen siendo de todo menos aburridas. Normal. Me refiero a que es lógico divertirse cuando pasas el tiempo en uzaguan1n lugar cómodo, cercano a las Cuatro Calles, en el que nunca falta la música alternativa de lo más variado (grunge, funky, indie, heavy, flamenco, chill out…) y donde el buen ambiente está más que garantizado.

No hace mucho, en El Zaguán se realizaban varios conciertos al mes, representaciones teatrales y un sinfín de eventos de carácter cultural, muchos de los cuales llegaron a disfrutar de un éxito rotundo. Hoy en día, si bien esa excelente oferta de actividades culturales se ha reducido, se ha ampliado por mil otro tipo de suculenta oferta; El Zaguán, reconvertido de cafetería y pub a cervecería internacional, te ofrece más de doscientos tipos diferentes de cervezas. Rubias, negras, alemanas, belgas, españolas… difícilmente vas a encontrar otro pub en la provincia que te proporcione tantas cervezas distintas a la vez que te invita a degustarlas en uno de sus cómodos rincones. Indicado para tomar el café de la tarde o la copa nocturna.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.