Cine Yelmo

‘La Fuga’, santuario para las nuevas generaciones rockeras

1

¿Os acodáis de aquel grupo cántabro de los años noventa llamado ‘La Fuga’? Seguro que sí; llegaron a compararlos con ‘Platero y tú’ o con ‘Maná’. Hoy no voy a hablaros de esta mítica banda de rock español, sino del pub La Fuga, que no sólo comparte el nombre con el grupo mencionado, sino también la pasión por el rock and roll más pirata.

fuga

No hay día de la semana que La Fuga no de guerra; abierto todos los días, desde las ocho hasta la una y desde las cuatro de la tarde hasta el cierre de madrugada, se antoja como un lugar idóneo para jóvenes y universitarios que disfrutan con las mejores canciones de ‘The Police’, ‘Queen‘, ‘Nirvana‘, ‘OffSpring‘, ‘Leño‘, ‘Pearl Jam‘, y muchos más. Por si fuera poco, es rara la semana del calendario en la que La Fuga no prepare algún evento especial, como conciertos o monólogos de humor. En este sentido, por su escenario han desfilado ya grupos como Pollux, Factor Duende o Embryonic Cells, entre otros.

Y si, por algún extraño motivo, la apuesta musical de La Fuga te parece poco, tienes dos opciones; ir a un psicólogo o quedarte con el lado más fiestero de este local. Y es que son frecuentes las cervezadas universitarias y las ofertas especiales, como la célebre ganga del tercio de Alhambra a 1,50 euros, o aquella otra de tres copas a diez euros. Claro que, a este pub de Almería, también le gusta sorprender a su clientela con alguna que otra obra teatral. En este sentido, el cómico Fernando Labordeta pasó con su ‘Línea 16‘ no hace mucho por las tablas de La Fuga, especialmente activas durante la época lectiva.

Horario: de 08.00 a 13.00, y de 16.00 hasta cierre. Abierto todos los días.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.