YELMO CINE TU BUTACA TE ESPERA

Las Canales: agua a borbotones

2

“Ah, si, Almería, esa tierra tan seca”…. Un momento. Estos estereotipos tan manidos tienen ejemplos para poder callar la boca a más de un ignorante con sitios como las Canales de Padules “¿Un sitio con cascadas de agua?¿Y donde uno puede bañarse en verano? ¿Estamos locos?” No, estamos muy cuerdos si visitamos este precioso lugar situado en Padules.

Canales, Padules en Almería

Canales, Padules en Almería

Una horita de suave bajada
Podemos partir desde la iglesia de Santa María la Mayor y tomar el sendero señalizado que baja hasta las canales, donde el río Andarax ofrece una inusual imagen en un conjunto monumental entre rocas, agua y vegetación de ribera. El camino, que tiene una parte de asfalto y otra de tierra, es de una longitud de tres kilómetros que podremos hacerlo a paso tranquilo en menos de una hora y nos ofrece de regalo unas vistas panorámicas de los antiguos parrales, los restos de molinos de harina y una mirada al impresionante cortado que nos espera en nuestro destino.
Antes de llegar, nos encontraremos con un coqueto merendero con su sombra y todo, antes justo de bajar al río. Como el agua no suele cubrir, es ideal para chapotear con los peques y remojarse cuando comienza a apretar el calor.

Merendero en Padules, Almería

Merendero en Padules, Almería

Parada y fonda
Para comer, el Abad y el Barroso compiten en calidad para dicha del viajero y sus platos de cuchara son una autentica delicia. El vino es uno de los alicientes de Padules y nada mejor que dejarnos caer por una de sus bodegas como la de Barea.

Bodegas Barea en Padules, Almería

Bodegas Barea

Localización: Padules, Almería

Restaurante Abad
c/Alpujarra,5
950510004

Restaurante Barroso
c/ Ruiz Ocaña,2
Padules
950510361

Bodega Barea Granados
c/Hernán Cortés,4
950 510 356

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.