‘Líjar Sonríe’, cita con el humor en el Almanzora

0

Por cuarto año consecutivo, el pequeño pueblo de Líjar (Comarca del Almanzora) se va a convertir en el centro de atención de los que buscan humor fresco e inteligente nacido en boca de las jóvenes promesas de la ironía y el ingenio almeriense. El certamen de monólogos ‘Líjar Sonríe‘, organizado por la asociación juvenil ‘Líjar Somos To2‘, promete arrancar más de una carcajada a los que se pasen por el pub Elígeme de la localidad, donde se va a celebrar el concurso el próximo día 7 de diciembre.

IMG-20141125-WA0021

Es curioso que, en las tres ediciones anteriores, ‘Líjar Sonríe‘ también se ha celebrado el séptimo día del último mes del año, así cayera en lunes o en viernes, como curiosos resultan también los 200 euros en metálico que el ganador de este certamen de monólogos va a embolsarse. Dicho ganador tendrá que convencer a un jurado en el que va a estar Paco Calavera, considerado como el mejor cómico de Almería. Y no estará solo; Joaquín Berrolo y Eliván también ejercerán de maestros de ceremonias.

lijar5

Los cinco concursantes confirmados para esta edición (el plazo de inscripción está abierto hasta finales de noviembre) son jóvenes que provienen de distintos lugares. Por ejemplo, Guillem Estadella viene desde Tarragona, aunque también los hay de lugares más cercanos, como Granada, o de la provincia de Almería, como son los casos de El Ejido y Macael. Todos ellos comparten una cosa; las ganas de hacer reír a los demás empleando su talento como única arma cómica.

Recordad, piratas; el 7 de diciembre a eso de las 22.30-23.00, el pub Elígeme de Líjar acoge este certamen donde el buen humor y el ambiente sano son normas a cumplir a rajatabla. ¡Ah, claro! Las copas no valen más de cuatro euros, las birras no exceden de dos ‘doblones’, y la entrada apenas cuesta 2,50 euros, así que si no tienes plan para el primer domingo de diciembre, piénsate muy en serio hacer una visita a este rincón del Almanzora.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.