Ohanes, el pueblo aéreo

2

En la agenda de ocio de Almería más leída por los piratas más intrépidos, un destino recomendable es subir a uno de los bastiones más espectaculares de la Alpujarra almeriense: Ohanes.

Subida de Tour
Podemos acceder por la carretera que cruza la Alpujarra y antes de Canjáyar tomar la desviación que nos indica que vienen curvas. ¡Y tanto! Una serpenteante carretera donde uno piensa rápidamente en una etapa antológica del Tour, con esas curvas que parecen enredarse y que es señal de que Ohanes es un pueblo que se asoma a un abismo tan bello como el que le ofrece su falda de Sierra Nevada. Pasadas las curvas (si los niños se marean, andese preparado) llegamos a nuestro objetivo: un pueblo que se arracima con su tejados de pizarra y que muestra una de las vistas más espectaculares de Almería, con Canjáyar abajo y sierra de Gádor en frente.

eses en ohanes

Cuidado de no pisar los tejados
Callejear por el pueblo es ir entre calles empinadas y torrenteras donde, si nos despistamos, podemos acabar encima de un terrado. Por San Marcos, las vaquillas son las protagonistas, con la doma de las mismas para arrodillarlas ante el santo. Pero, descuida, que no habrá vaquillas fuera de las fiestas y sí paisanos ávidos de charla y de enseñar el pueblo.

Tices, la romería especial
A apenas cinco kilómetros en dirección Abla, el Monasterio de Tices es el protagonista de una de las romerías más impresionantes de Almería, que celebran el 14 de agosto en honor de la Virgen de la Consolación. En un escenario espectacular, miles de romeros cumplen la tradición de visitar el monasterio en una noche mágica. Interesante visitarlo y aprovechar para ver un paisaje especial, en una carretera preferida por muchos moteros.

tices

Encinas y chumbos
La uva dio fama a Ohanes pero ahora quedan casi testimoniales algunos parrales entre terrazas que escalonan la ladera. Si pasamos el pueblo en dirección al polideportivo, veremos que las encinas hacen acto de aparición rodeadas de chumbos, en una rara simbiosis y un panel nos enseña un mensaje misterioso: PR-A 249.

Río Chico
Ese mensaje no es otra cosa que el sendero de Río Chico: un auténtico viaje al pasado donde podremos ver el modo de vivir de antaño cuando aprovechaban sabiamente los recursos naturales de Ohanes. Una calzada nos lleva en una apreciable pendiente por una zona natural donde el bosque de pinos nos dará sombra y podremos ver diversas construcciones tradicionales alpujarreñas. Tras salvar el Río Chico podremos toparnos con el conjunto singular de el Molino de la Herrería. Al ser un sendero circular nuestra vuelta podremos pararnos en el área recreativa de Río Chico, para reponer fuerzas y refrescarnos.

Imágenes0009

Por el pueblo
De vuelta podemos apreciar la cocina alpujarreña en bares como El Mirador de la Polarda, con su terraza para solazarse de unas vistas magníficas. Si optamos por pasar la noche, Ruralohanes ofrece diferentes tipos de alojamiento : desde apartamento para dos a cortijo familiar y uno que que puede acoger hasta 20 personas.

Mesón Mirador de Polarda
Plaza del Altillo, 1
950 510 614

Ruralohanes
679 539 821

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.