Ayuntamiento de Almería

Velefique, la mirada del águila

2

Las agrestes cimas que coronan los Filabres se tiñen de blanco no solo por la nieve en invierno sino por la belleza de pueblos como Velefique, de casitas encaladas y techos de pizarra.

Un pueblo de alturas, donde nos sentiremos com un águila cuando nos asomemos desde sus miradores de vértigo. Por estas y otras razones que proponemos desde esta agenda de ocio no te puedes perder visitarla:

 Velefique Almería

Velefique

Desde las alturas
Subir al mirador del Pedregal es lo más parecido a volar, en una carretera sinuosa que sube en dirección a la Tetica de Bacares y que nos regala unas vistas impagables.

Velefique carretera curvas

Velefique

 

La alcazaba fantasma
Velefique fue testigo de duras batallas durante la sublevación de los moriscos y ahora queda, como camuflado en la montaña, su alcazaba defensiva donde poder dar rienda suelta a la imaginación.

Sendero Fuente lo Alto
Una ruta ideal para los que no les guste las ascensiones pues este antiguo camino que comunicaba con Sierro es una agradable bajada que nos llevará hasta Velefique, topándonos antes con ruinas de casas de pizarras y una sorprendente vista del campo de Tabernas. Para ir, hay que tomar la carretera que pasa por Velefique en dirección Bacares y pasado el puerto empieza el sendero señalizado.

Velefique-Almería

Velefique

Por su agua la conoceréis
Velefique tiene su tesoro en la pureza del agua que le regala los Filabres. Pararse en los Caños y probarla es una recomendación y si te gusta la cerveza, Filabres es una marca artesanal que se elabora con el agua de Velefique y que se puede degustar.

Además si hacéis coincidir vuestra visita con el gran evento del año Descenso Velefique Internacional Freeride, los jóvenes lo agradecerán.

merendero Velefique Almería

Velefique

Localización: Velefique

Parada y fonda
Ene el Alto de Velefique podremos saborear sus afamadas carnes o platos de la zona como las gachas.

Restaurante Alto de Velefique
699 224 083

Cerveza de Los Filabres
610 375 901

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.