A relaxing concierto in the heart of Turre

1

Si estuvieses en la comarca del Levante almeriense y tuvieses que encontrar lugares afamados por su fiesta, su diversión y sus eventos lúdicos-culturales, es más que probable que, desde un primer momento, fueses a buscarlos a Mojácar, a Vera o a Carboneras. Y es verdad; el hecho de que esas tres localidades dispongan de salida al mar y la colosal marcha que hay en cualquiera de sus playas, las convierte en auténticos caramelos para los amantes del ocio nocturno de la provincia de Almería, ahora conocidos como weekeros

Sin embargo, muy cerca de Mojácar o de Vera, está la pequeña y hermosa localidad de Turre; un municipio con encanto y solera desconocido para muchos almerienses, pero muy familiar para miles de británicos y alemanes que residen en este y en otros pueblos de la comarca del Levante y del Almanzora. Tanto es así que el bar Zambra, auténtico centro de fiesta, cultura y descanso de Turre, ofrece sus cartas y los contenidos de su web exclusivamente en inglés. En efecto, la mayor parte de la clientela son ingleses, lo que nos ofrece un ambiente único; un lugar donde cada día se fusionan culturas y lenguas, gustos y valores, sensaciones y ganas de disfrutar. zambra1

Abierto desde 1997, este es un pub agradable y cosmopolita que se beneficia de una gran terraza con amplio espacio de aparcamiento en las inmediaciones. Hay una gran variedad de bebidas y de tapas caseras para que recobres fuerzas mientras gozas de alguno de los increíbles conciertos alternativos que se celebran en este local de Turre. Opium Buddhas, Jam Session o The Bluewater Blues Band son solo tres ejemplos musicales que han pasado por el escenario del pub Zambra en los últimos meses. ¿Qué momento de la semana es mejor para visitar Zambra? En este local, se celebran conciertos todos los viernes por la tarde a partir de 20:30. Ala, ya te lo he dicho.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.