8M Almería

El ‘beerpoing’, diversión pirata en el Burana

0

El ‘beerpoing‘ lleva ya practicándose algún tiempo en ciertos lugares de Almería. Uno de ellos es un local con pedigrí como el Burana, que ha importado este entretenimiento pirata desde los templos universitarios de EE.UU. Aunque es cierto que por estos lares nunca hemos andado escasos de inventos para compaginar el beber con juegos creados a tal efecto, cada jueves por la noche, el Burana te da la opción de conocer esta curiosa actividad.

buranaaa

¿Y qué rayos es eso del ‘beerpoing‘? Básicamente, un juego de moda que consiste en una competición por parejas que se enfrentan a partida única sobre un tablero de madera (o la barra de un bar) , en donde se disponen 20 vasos de llenos de cerveza. ¿A que, sin saber más, pinta bien la cosa?

Sí, weekeros; el ‘beerpoing‘ es una diversión pensada para amantes de la cerveza. De hecho, una traducción libre del término vendría a ser algo así como “pingpong cervecero“. Y si te estás preguntando de dónde narices saco lo del ping pong, te contesto que las pelotas que se usan en este juego son las mismas que se emplean para practicar el tenis de mesa. ¿Y qué se hace con bolas de ping pong y 20 vasos de cerveza?

De la veintena de vasos, la mitad corresponden a cada pareja. Así, un tándem deberá eliminar a la pareja contrincante encestando las bolas en cada vaso; la gracia, además del juego en sí, está en que cada vez que se encesta, el equipo rival tiene que beberse la cerveza con la bola encestada. Claro que tampoco están nada mal los premios en metálico y las consumiciones gratis para los ganadores. En cualquier caso, sólo por dejarte caer por el Burana y practicar el ‘beerpoing‘, ya tienes diversión garantizada.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.