FITUR 2023

De Chercos a Benizalón: pueblos cuento

2

La weekypropuesta es visitar unos pueblos que nos llevan a volar nuestra imaginación, con esas casas arracimadas que nos sorprende de que hasta tengan habitantes. Chercos es uno de esos pueblos al que llegaremos por carretera que lleva a Macael vía cruce de Tabernas al lado de otros de sonoro nombre. Su pasado de mármol (un antiguo camino de los canteros le comunica con la más industriosa Líjar) es un contraste pues es ahora un apacible pueblo silencioso y tranquilo.

Chercos, Almería

Chercos, Almería

Chercos tiene una particularidad y es que son dos pueblos en uno: el viejo y el moderno. En el viejo, es interesante ver el nuevo espacio artístico-lúdico realizado por el grupo artístico almeriense La Cúpula Creativa en lo que era el viejo cementerio así como los restos de su pequeña alcazaba árabe de pizarra mampostería así como realizar la ruta que llaman de El Gasparillo, que parte de la misma Plaza del Ayuntamiento de Chercos Nuevo (Fuente de San Lorenzo) y que va al río Tahaliz pasando por Chercos Viejo y por los Grabados Rupestres en La Piedra Labrá.

De Chercos es una delicia coger la carreterilla que lo une con Benizalón, pasando por antes por Alcudia y Benitaglia. Pequeños pueblos que forman un pintoresco conjunto y donde destacan sus eras, ahora convertidas en mirador como la de Benitaglia que, cuando uno se asoma, divisa el cerro de Monteagud, con su santuario donde se realiza una multitudinaria romería cada septiembre, y la torre de Alhabia. Un lugar muy recomendable es el mirador del Corral de Magregorio, donde en días claros veremos hasta el faro de Mesa Roldán de Carboneras.

Localización: Chercos, Almería

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.