ACTIVIDADES Y AVENTURAS WEEKY OTOÑO 2020

El museo que viene en la casa de Doña Paquita

3

Todos los almerienses, del primero al último, hemos de ser conscientes de la importancia que tiene para nuestra ciudad el hecho de que Francisca Díaz Torres, más conocida como Doña Paquita, haya donado al ayuntamiento de Almería su céntrica y singular casa-mansión de la Plaza Circular, entre el paseo de Almería y la calle Gerona, y muy cerca de la Rambla. ¿Agradecimiento, por qué? Es posible que te lo estés preguntando. En ese caso, te explicaré brevemente que Doña Paquita fallecía hace poco sin dejar herederos directos, así que, la conocida como casa Montoya, la que ha sido su hogar durante toda su vida y una de las construcciones privadas más hermosas de la ciudad, pasa a ser propiedad de los almerienses, que podrán disfrutarlo próximamente, cuando el ayuntamiento lo haya convertido en un nuevo museo-centro de interpretación.

pauita

Era la única condición para que Doña Paquita cediera esta propiedad, en pleno centro de la ciudad, a la corporación municipal; que ésta se comprometiera a convertirlo en un centro de arte y cultura abierto a todo el mundo. Y los responsables del actual equipo de gobierno no se lo han pensado dos veces. Así se expresaba el alcalde de Almería, Rodríguez Comendador, a este respecto: “(…) A partir de ahora, el ayuntamiento tiene por delante un año de trabajo para, tal como nos comprometimos con Doña Paquita en vida, desarrollar un proyecto museístico que dé cabida a la obra de artistas almerienses. Los planes de trabajo, que ya están en marcha, permitirán albergar en las dependencias de esta señorial casa una cuidada selección de obras de arte con marchamo almeriense, que procederán inicialmente de los archivos municipales y que, en el futuro, se irá completando siempre con el sello de identidad de la procedencia almeriense de los diferentes autores. De este modo, Almería contará en breve con otro museo más que aumente la oferta cultural y turística de una capital que, en pocos años, ha consolidado espectacularmente sus puntos de interés artístico y cultural”.

Un museo pictórico que contenga obras de artistas almerienses. Esa es la idea. En principio, el nuevo museo de la ciudad estaría abierto para la primavera de 2015, una vez se termine de adaptar la casa de Doña Paquita como un edificio accesible y preparado para acoger las distintas muestras de arte que pasarán por sus pasillos a no mucho tardar. Todo ello se unirá al centro de interpretación de la ciudad en la Plaza Vieja o la esperada puesta en valor de la casa del poeta José Ángel Valente, dos actuaciones que se realizarán, más o menos, al mismo tiempo que la habilitación de la casa de Doña Paquita.

paquita

Fomentar espacios para el arte, para el encuentro y la cultura, es también uno de los deberes de las administraciones, porque de ese modo contribuimos a hacer ciudades más cultas, más participativas y, en definitiva, mejores ciudades. Ese es el camino que queremos para Almería y ése es el camino que queremos seguir recorriendo en el futuro”, afirmaba el alcalde almeriense en el acto de la entrega de llaves de la casa de doña Paquita al ayuntamiento. Un acto en el que César Torres Díaz, sobrino de Doña Paquita, admitía que se estaba cumpliendo “la voluntad de mi tía”. En ese sentido, ha explicado que “toda la familia se tomó esta decisión con mucha alegría. Sirva este gesto para pagar lo mucho que mi tía pudo disfrutar de Almería y de esta ciudad que tanto quería”, declaraciones ofrecidas momentos antes de entregar las llaves al primer edil. Ahora, falta esperar que se cumplan los plazos previstos para que, ya el año que viene, podamos disfrutar de esta casa-monumento ubicada en pleno corazón de Almería.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.