Pub Heaven, ambiente gay y shows inolvidables

1

Un local diferente en todos los sentidos; eso es lo que me he encontrado al adentrarme en el pub Heaven, ubicado en el barrio de Nueva Andalucía (calle Blas Infante) y convertido, en el poco tiempo que lleva funcionando, en auténtica referencia del ocio nocturno más pirata en la ciudad de Almería. Y ojo, porque además de pirata, el Heaven es un pub de ambiente que lo está petando -permítanme el uso del argot tabernero- gracias a los fascinantes espectáculos que se montan cada fin de semana en este templo para gayheaven1s y lesbianas, pero también para el público heterosexual más abierto y entendido.

Entre esos espectáculos, a los responsables del Heaven les gusta sorprender a su clientela con shows de transformismo, striptease con modelos de escándalo, e incluso alguna que otra escena picante -sexo en vivo- sólo apta para los más atrevidos. También puede caer alguna fiesta especial con la presencia de famosos como la célebre Pelopony (Yolanda Gallardo). La música que suena durante la semana es de lo más variada, pero con la llegada del viernes y sábado, dj Richard coge los mandos y logra que casi todo el mundo baile al son de su música house.

Y cómo puedes observar, el estilo ibicenco, con íntimos y recogidos veladores sobre fina arena blanquecina, pone la guinda del pastel. Sin duda, de lo que más llama la atención al entrar en el Heaven; unos veladores en los que se puede estar a la luz o a la sombra -dependiendo del plan de cada cliente- gracias a unas prácticas cortinas. heaven3

El pub Heaven, situado junto al bar Crifer, abre de martes a sábado y tiene una clientela joven y variada, así como unas ofertas pensadas para disfrutar aun en tiempos de crisis; en fin de semana, tres copas por diez euros, o cerveza a un euro… Claro que esto, como todo lo anterior, deberás comprobarlo tú mismo para alcanzar el Edén de los pubs de ambiente en Almería.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.