CAMPAÑA AYTO ALMERIA ECOEMBES

Ocio navideño en el Puerto de Almería

2

El Muelle de Levante del Puerto de Almería acoge su particular ‘Feria de Navidad’, abierta al público hasta el próximo 7 de enero. ¿Una Feria de Navidad en el puerto? Suena raro pero sí; se trata de un evento lúdico donde, cómo no, prácticamente todo está pensado para los niños, si bien hay que contar con una serie de puestos que conforman un mini mercado navideño, el cual nos ofrece a los adultos múltiples y variados productos artesanos.

cartel mercado navidad puerto

¿Y qué productos podemos encontrar en dichos stands? Complementos (gorros, bolsos, carteras, riñoneras, mochilas, bufandas, abanicos, diademas, colgantes, anillos, pulseras, broches, llaveros…), textil (ropa infantil y de adulto), decoración (velas, móviles, cuelgallaves, cuadros, letreros…), mobiliario para el hogar (botelleros, joyeros, cajoneras, espejos…) y literatura.

Pero volvamos a los peques, que son, al fin y al cabo, los que mandan estas fechas. En la Feria de Navidad del puerto almeriense -se accede desde la zona peatonal previa al parking público de la zona- hay que contar con varias atracciones infantiles (para entendernos, los “cacharricos” de toda la vida”) y con una carpa bajo la que se perpetrarán toda clase de diversiones, a saber: talleres, títeres, cuentacuentos, teatro, exhibiciones, conciertos, humor, batucada, pasacalles, malabares, y muchas sorpresas. La feria navideña está enfocada a niños de hasta 14 años, y para que nadie desfallezca de hambre, se ha dispuesto una zona destinada a la restauración donde no faltarán las ricas papas asadas, algodón de azúcar, churros….

Todo esto va a estar funcionando, como digo, hasta el 7 de enero, en horario de diez de la mañana a siete de la tarde. El acceso a la Feria de Navidad es gratuito, y cuenta con el aval de la gente de la Asociación Caravana Artesana, que ya ha hecho las delicias de muchos almerienses en eventos como éste en la Plaza del Mar de El Toyo-Retamar.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.