19º Festival Clásicos en el Parque – Rodalquilar

Sierra de las Estancias II

2

Continuando la ruta pirata de las Estancias, toca rematar la faena y conocer los pueblos que conforman su parte más oriental: Oria, Partaloa y Taberno, con Albox de límite natural con el valle del Almanzora.

Oria
Es el municipio más llamativo de las Estancias, quizás por su impresionante basílica de Nuestra Señora de la Merced, de estilo barroco, sobresale en el perfil de su núcleo urbano, con su hermosa fachada principal, de cúpula de tejas azules, levantada sobre las ruinas de un castillo. Muy cercana a ella están la Fuente de la Polaca, y la Confitería donde el sabor de la experiencia y de las recetas de siempre se mezcla con el recuerdo del agua.

Basílica de la Merced en Oria Almería

Basílica de la Merced

Oria nos avisa ya de las altas estribaciones de la Sierra, con el Morrón de Caparrós como señal más visible y desde sus restos del lienzo de la muralla, el Cerro del Castillo lo llaman, podemos ver vistas impagables de los Filabres que parece abrirse en su cercanía al mar. Una ruta pirata interesante es la que llaman la Vega Árabe, con restos de molinos moriscos en la rambla de Capairola, en un entorno donde el agua está presente en fuentes y pequeños arroyos que refrescan el camino. Ah, sus migas con su tajá de tocino incluida son muy ricas de tomar en los bares como el Galera y probar las bizcotelas de la Polaca. Si queremos quedarnos, en la barriada de Ogarite esta la casa rural La Amapola, rodeado de olivos, almendros y naturaleza.

Partaloa Almería

Partaloa

Partaloa
Estamos ya en una zona donde las arcillas traídas por el río y cinceladas por el dan la impronta pueblos como Partaloa. Lo que llaman los desplomes u órganos son el resultado del capricho que realiza aquí la actividad geológica, apareciendo pintadas de los colores claros de estas arcilla, unas piedras descomunales que aparecen esparcidas como si un travieso gigante hubiera jugado con ellas. Para otear el terreno, lo mejor es subir al Mirador, en la parte norte del pueblo y ver las vistas del Valle del Almanzora donde veremos, los Filabres. Las Estancias, Sierra María y al fondo, como un guiño, el azul del mar. Otro de sus puntos más queridos es el Algorrobo centenario, que lo veremos, majestuoso, a la entrada del pueblo y lugar de muchas celebraciones.

Taberno
Un pueblo tranquilo, de ver pasar la vida sin prisas, e ideal para el refugio de un estresado pirata. Sus lugares emblemáticos son sencillos pero interesantes, como su Mirador de área de las Morras, donde merendar viendo uno de los atardeceres mas espectaculares de la zona, con el mar de Mojácar saludándonos.

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.