yelmocines

‘5mentarios’… y todo queda dicho

2

No sólo hacen gala de originalidad en el nombre del pub. El ‘5mentarios‘, ‘ más conocido como el “cinco“, también tira de música alternativa, sana variedad de cervezas y un vaso de pipas para acompañarlas. Os confieso que cada vez que me ponen pipas en un pub me viene a la mente el célebre bar Amador (Granada), inmortalizado por Los Planetas en una gran canción y primer garito en el que descubrí esta costumbre pipera años ha; un recuerdo que indica por dónde van los tiros con este local.

Música alternativa, sí; los que salgan a las Cuatro Calles de Almería -que es donde se encuentra el ‘5mentarios‘- buscando pachangueo, reguetón o cosas similares, que se abstengan de pisar el “cinco”. Aquí suena rock, pop, indie, grunge, punk… depende de por dónde le dé al camarero, no hay un estilo musical dominante.

Te hablaba de la variedad de cervezas, algo que muchos piratas agradecemos tanto como el hecho de que el ron no sepa a alquitrán. En el “cinco” dispones de los clásicos tercios de Mahou, San Miguel o Calsberg, pero también de Coronita, Budweiser, Voll-Damm, Alhambra Especial, etc. Variada es también la clientela, generalmente jóvenes universitarios, pero con notable presencia de los que hemos de considerarnos “puretas” en toda regla.

Y luego está la máquina de dardos; ¿cuántos piratas habremos jugado alguna partida “histórica” lanzando el dardo a la diana del ‘5mentarios‘? No pocos, eso es seguro. Para que algo así ocurra, ayudan dos factores; la envidiable ubicación, en el corazón de las Cuatro Calles (calle Masnou, frente al Demodé) y un horario flexible a más no poder (abre todos los días de la semana). “Cincomentarios” de lo que da de sí  una noche pirata en el este pub de Almería.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.