¿Dónde pasar el día de Reyes en Almería?

1

Cabalgatas, regalos, roscones e ilusión a raudales va siempre relacionado con la llegada de los Reyes Magos. Pues aprovechando la ocasión y con la excusa de la visita real, estos tres destinos son la mejor manera de quedar como un rey.

Captura de pantalla 2015-01-02 a las 11.18.26Puerto Rey
Estamos en Vera ante una playa especial pues la desembocadura del río Antas le proporciona un punto de belleza natural con sus cañaverales lindando con el mar. Bulliciosa en verano, ahora es toda una invitación al sosiego y el descanso y su paseo por la orilla es de eso que solo falta oír una música de fondo para meternos en una película. En la playa, el Chiringuito La Caracola, con sus cuajaderas y pescados garrucheros, es todo un clásico que abre solo de temporada (De Semana santa a final del verano). Cerca , tenemos dos templos de la gastronomía veratense: Terraza Carmona(950 39 07 60) y Juan Moreno(950 39 30 51).

a.ftcsCastell del Rey
Otro sitio ‘real’ es una urbanización que se asoma al acantilado y que, pese a su cercanía de la capital, parece que está como en otro planeta. Su historia viene de los años sesenta y primero orientada al turismo belga, pasó a ser un barrio de Almería pero sin dejar su impronta de colonia turística. Lo mejor son sus vistas y si queremos comer, bajar a La Gruta (950 23 93 35) sería toda una buena recomendación.

…y Los Gallardos
Este pueblo levantino pone a todos sus vecinos en alerta el día 6 de enero para celebrar el auto sacramental de los Reyes Magos, una de las primeras obras en lengua castellana, y toda una rareza en el panorama andaluz pues se pueden contar con los dedos de una mano los pueblos que representan esta joya dramática y que aprovecha en esos días para ambientar el pueblo con su mercado medieval. Además, podemos completar la jornada conociendo Alfaix y tomándonos una pizza en el Naranjo (La Palma,3).

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.