Cine Yelmo

Tardes relajadas y noches divertidas con aroma del África colonial

9

No son pocos los bares, pubs y locales de ocio  que han proliferado a las afueras de la ciudad de Almería durante la última década. Esta gran cantidad de nuevos establecimientos ha escogido la nueva zona de expansión urbanística, la Vega de Acá (entre Cortijo Grande y el barrio de Nueva Almería) para asentarse y ofrecer sus servicios a almerienses y visitantes. Así, hoy en día podemos hablar de OnOff, D Cañas, Kokoa, Soda, Fense o Karma y, cómo no, el Mombasa.

Mombasa, terraza.

Mombasa Café Almería es el paradigma de la bipolaridad hostelera que reina en ciertos locales de la provincia; una bipolaridad que se agradece casi tanto como un chorro de aire fresco en la feria del mediodía de la ciudad. En efecto, podemos optar por visitar este local para echar un café de tarde, en cuyo caso encontraremos un ambiente sano y concurrido a la par que sosegado, y donde la música de actualidad no dejará de sonar en ningún momento (a tener en cuenta que, si esa tarde hay partido de la U.D. Almería, va a sernos muy difícil hallar un hueco libre). Porque la evidente cercanía del Mombasa al estadio municipal de los juegos del Mediterráneo, donde la UDA tiene su catedral, es uno de los puntos fuertes del local; los días que se celebra cualquier partido en el campo, Mombasa tiene el lleno garantizado.

Os hablaba de bipolaridad hostelera; sí, es verdad que la expresión puede sonar rebuscada e incluso lejana, en cambio es más que conveniente para advertirte de la transformación palpable que experimenta este pub almeriense cuando la noche se cierne sobre la ciudad. Una especie de metamorfosis donde nunca falla el ambientazo de gente joven echando unas copas antes de salir al centro. Tarde o noche, tú eliges en Mombasa, donde ta veces sorprenden a los clientes con la celebración de monólogos y shows de humor.

Horario: abierto todos los días, tardes y noches.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.