CAMPAÑA AYTO ALMERIA ECOEMBES

Taberna Generación del 27, la tapa subversiva

6

Cada una de sus mesas, de madera maciza, están bautizadas con el nombre de un poeta de la Generación del 27. Están ubicadas en un local con un cuidado interiorismo, donde decoración, materiales e iluminación recuerdan a las antiguas tabernas donde al atardecer comenzaban las tertulias. Nada se ha dejado al azar en Taberna Generación del 27. Hasta su escenario (con camerino) ha sido ideado con la intención de “recuperar la cultura” como se entendía en el pasado. Un espacio escénico cedido a cualquiera que quiera aportar su granito de arena a la cultura local.

Estos primeros detalles ya revelan parte del espíritu de esta taberna que tiene mucho que ver con la personalidad arrolladora de su dueño, Antonio Almécija. Cuando habla de sí mismo y sus proyectos vitales (presentes y pasados) de su boca salen palabras como subversivo, antisistema, compromiso social, poesía, honestidad, filosofía, termodinámica… Es consciente de que su forma de pensar y actuar le ha granjeado más enemigos que amigos, pero no renuncia a ello por pura coherencia. Solo lo conozco de una conversación de 90 minutos pero se nota que le gusta escucharse y que desafíen sus ideas con espíritu crítico.

Algo de todo eso está plasmado en la portada de la carta de Taberna Generación del 27, donde se puede leer una de las frases del amplio repertorio personal de Almécija: “La gran personalidad del individuo se caracteriza por su honradez intelectual”.

En este espacio cultura y cocina se dan la mano de forma natural. Del mismo modo ocurre en la vida de Almécija, que tiene un pasado de cantautor, varias décadas de experiencia en el sector hostelero. Su repertorio de canción social salía precisamente de obras de los poetas del 27. Como empresario, dice haber montado más de 1500 locales de bares y restaurantes de toda la provincia de Almería desde Comercial Hostelera del Poniente. Para tener su local tal y como lo había concebido su mente necesitó los primeros nueve meses de 2014. Cocinero autodidacta, también se ha encargado de diseñar la carta de la Taberna y en muchas ocasiones se le puede ver en cocina.

¿Y por todo lo expuesto hablo en el titular de “tapa subversiva”? Pues no. Bueno sí, pero no solo por la filosofía del local y su dueño. La mayor ruptura la encontramos en lo gastronómico. En este bar el precio de bebida y tapa no va unido, como en la mayoría de bares de Almería. En Taberna Generación del 27 “cada cosa tiene su precio”.

Los precios de la bebida oscilan entre los 80 céntimos de un chatillo de vino de barril a los 4,80 euros de un porrón con ¾ de litro del mismo vino. Las tapas tienen un precio medio entre 1,50 y 1,80 euros, con unas pocas tapas por encima de ese precio.

Esto permite que cada uno coma y beba según sus necesidades y/o apetencias. También facilita que los almerienses recuperemos esa vieja costumbre de antes de la crisis de pedir raciones al centro. En Taberna Generación del 27 la mayoría se sitúan en precios inferiores a 10 euros.

De su carta me quedo por su apuesta por las tapas de olla. Todos los días elaboran hasta tres diferentes. Según toque, puedes calentar el cuerpo con trigo, berza, lentejas, acelgas esparragás, pimentón de Almería, cazuela de fideos, fabada o cuscús, entre otras opciones.

Otras tapas que están para mojar pan son la jibia en salsa, la jibia en su tinta, las habas con jamón o los mejillones en escabeche (caseros). Almécija añade a la lista el chorizo a la sidra, las manitas de cerdo y la tortilla de tirabeques.

En cuanto a las raciones he disfrutado con la carrillera estofada al vino, el calamar encebollado, o los huevos rotos con jamón. Algo menos con el frikadelle con salsa de mostaza y absolutamente nada con un fallido rape al azafrán que tuvimos que devolver. Eso sí, el personal gestionó esta pequeña crisis con absoluta profesionalidad. Le daré una segunda oportunidad a esta receta que debería ser el emblema de la casa. Otras muchas raciones llaman mi atención pero las tendré que probar más adelante. Por ejemplo, el lomo relamido, la tortilla de parmesano con rúcula, los mejillones al pastís los garbanzos salteados con tomate o el nido de buey con judías salteadas. También cuidan con mimo las tablas de embutidos y quesos.

Las ensaladas (a precios razonables) llevan el nombre de obras de poetas del 27 como “Bodas de sangre”, “Nanas de la cebolla”, “Las hojas verdes” o “Caballo verde”.

Almécija renuncia con vehemencia a los productos de V gama (cada vez más presentes en las cocinas de los bares de Almería) y de la materia prima de mala calidad. A su juicio, “por encima del dinero está la honradez”.

En este sentido creo que el modelo de Generación 27 abre un debate (y un camino) necesario en la hostelería almeriense. El modelo de “tapa gratis” es ya insostenible y caduco. Apuestas como las de Taberna G27 deberían hacernos reflexionar sobre qué queremos que nos sirvan cuando comemos fuera.

En cuanto a la bebida, la carta de Generación del 27 es como de taberna de las de antes. Chatillos, chatos, porrones, cañas, tubos, jarras, copichuelas… Para llenar los chatos podemos elegir entre palo cortao, cortijo viejo, vino del país, vino blanco, vermuth casero o vino dulce. Tienen alguna opción de vino de Almería y botellas de un nutrido grupo de denominaciones de origen. También Riberas y Riojas, tranquilo.

Aunque Antonio Almécija asegura que su concepto de taberna está gustando a todo el mundo, yo creo que no es un local para todos los públicos. Aunque lo cierto es que entre su clientela puedes encontrar gente de todas las edades mezclada como en pocos sitios, especialmente los días de concierto o improvisaciones sobre el escenario.

En resumen, te dejo cinco razones por las que incluí Taberna Generación del 27 en mi selección de mejores bares abiertos en 2014 y por las que voy a seguir acodándome en su barra escuchando a sus fieles contertulios:

  • Las tapas de olla
  • Los chatos y los porrones de vino del país
  • La música. En los altavoces y en el escenario de Generación del 27 nada de música mainstream. Fundamentalmente suena jazz, canción social, folk, clásica, blues, música instrumental o flamenco.
  • Su espíritu de tertulia. Porque la palabra tertulia denota conceptos tan bellos como debate, sobremesa, ideas, subversión, tolerancia, desobediencia, sentido crítico, amistad o literatura, entre muchos otros.
  • La ruptura con el modelo “tapa gratis”. La apuesta por separar bebida y tapa es algo que de momento solo han explorado bares de alta cocina. Si Taberna Generación del 27 cuaja como empresa puede abrir el camino a una mayor (y necesaria) diversidad en la restauración almeriense.

Sus conciertos, actividades culturales y cenas maridajes las puedes consultar en nuestra agenda de ocio pirata.

Taberna Generación del 27
Calle Conde Ofalia, 5
Teléfono: 950 08 73 70
Cierra los lunes
[mappress mapid=”314″]
 
Comparte

Sobre el autor

Es encargado de dirigir las cocinas de este galeón. De toda la tripulación, es el pirata con el sentido del gusto y del olfato más desarrollado. No hay barco pirata que surque los mares del norte y del sur que tenga mejores menús que los nuestros. Los regentes de las tabernas y mesones que frecuentamos, lo conocen tan bien como él a ellos, por eso, no pisamos un bar sin su consentimiento. Y después de tantas millas de navegación, sus descubrimientos gastronómicos aún siguen sorprendiendo nuestro paladar.