8M Almería

Un centro de pádel en Almería a todo ‘color’

1

Siete pistas, siete colores. No, no es que haya vuelto aquel grupo de rap con otro nombre similar, sino que es la carta de presentación de un nuevo centro de pádel en Almería que en apenas cinco meses de vida ya se ha convertido en un referente de este deporte en la capital y también en redes sociales: hablamos del Colors Padel, donde cada pista, digamos, tiene un color especial. En total, son siete: cuatro interiores y tres exteriores, cada una diferente.

Situado en lo más alto del barrio de Los Ángeles, un poco más abajo de donde estuvieron las cuevas de Conan y prácticamente al lado del pabellón del distrito, este club de pádel en Almería puede presumir de tener, en sus pistas indoor, un techo a una altura (más de 13 metros) a la que pocos pueden llegar.

Con un horario de apertura de 9:00 a 23:00, hay diferentes tipos de precios para alquilar pistas de pádel durante una hora y media, que van desde un euro por socio, por las mañanas y en pistas exteriores, hasta 5,50 euros para no socios, por las tardes y en las interiores. Los fines de semana, la tarifa es reducida.

Pistas indoor de pádel en AlmeríaPistas exteriores de pádel en Almería

Los interesados en hacerse socios de Colors Padel pueden hacerlo pagando una matrícula inicial de 50 euros a los que habrá que sumar después un pago mensual que puede ser de 18 euros, si queremos ser Socio Colors (pensado para gente que quiera apuntarse a la escuela de pádel) o de 10 euros para ser Socio Partido, solo para jugar. Todas las tarifas así como los precios de la escuela se pueden consultar aquí.

Por ahora, Colors Padel ha superado ya el centenar de socios, destacando el trato cercano que sus gerentes dan a sus clientes, con actividades y programación semanal de partidos adaptadas a todos los niveles de juego.

 

Imágenes: Tito Sánchez Núñez

Comparte

Sobre el autor

Es el pirata con mejor forma física de toda la tripulación. Su brújula siempre apunta hacia alguna competición deportiva, ningún medio se le resiste. Bien sea por tierra, mar o aire, en su cuaderno de bitácoras registra todo tipo de actividades y eventos, sin importar edad o condición. En el palo mayor del galeón hay una canasta hecha con redes de pesca, en la que juega y enseña baloncesto durante las largas jornadas de navegación.