44º Festival de Teatro de El Ejido

Vía verde de Serón: hierro, chacinas y libros

4

El ferrocarril que unía los pueblos del valle del Almanzora va poco a poco transformándose en una gran vía verde. El Tramo del Hierro, de 11,5 kilómetros, es el primero que recibe la denominación como Vía Verde y seguramente le seguirán varios tramos más y es una weeky ruta ideal para todos.

Serón, Almería

Serón, Almería

Un poco de historia
A finales del siglo XIX, el ferrocarril que unía Guadix con Almendricos en Murcia echó a andar para dar salida a la incipiente industria de la extracción de mineral. Cables aéreos transportaban el mineral de hierro de las minas de los Filabres hasta los cargaderos de los Zoilos y Los Cano que dejaron de funcionar en los años setenta. En 1985, se cierre el trafico del ferrocarril y comienza a desmontarse la vía, optando pueblos como Serón a transformarla en Vía Verde para poder mantener el legado de su historia.

Un camino sin cuestas
El ferrocarril nunca puede superar las veinte milésimas de pendiente por lo que al conservar sus trazados se transforman en rampas suaves donde poder andar tanto jóvenes como mayores así como poder ir en bicicleta. En la de Serón, podremos hacernos, si la recorremos completa, 12 kilómetros y medio de una tacada.

Ruta 1: desde la Estación al cargadero de los Canos
La estación está recuperada como restaurante y hace las veces de centro de visitantes donde dan nutrida información de la Vía Verde además de ofrecer alquiler de bicicletas para poder realizarla en el medio que más nos guste. En dirección este, el camino que nos lleva hasta el Cargadero de los Canos es de cinco kilómetros y nos regalará unas vistas impagables del valle además de pasar entre cultivos como si de un tren se tratara. Dos puentes, el del barranco de la Rana y el del Higueral, de treinta metros de largo, nos llevarán en suave pendiente ante el monumental cargadero, con su apeadero aún en pie. Desde los Canos podemos llegar a la venerada ermita de la Virgen de la Cabeza.

Estación de Serón, Almería

Serón, Almería

Ruta 2: desde la Estación al Puente de la rambla del Ramil
En este tramo, que iremos en dirección oeste, recorreremos siete kilómetros y nos pararemos en el final de este primer tramo que llevaría, si siguiéramos, hasta la localidad granadina de Baza. En este camino pasaremos por varias barriadas como Los Donatos y los Moquetes y podremos pararnos en la de Fuencaliente, con su ermita y nacimientos de aguas termales. Más adelante podremos parar en el Mirador de la Vía Verde y una vez más, disfrutar de la tranquilidad que muestra el paseo ferroviario. Un poco más adelante nos toparemos con los restos del cargadero del Tesorero para llegar al puente de la rambla Ramil, fin de nuestra vía verde.

Puente de la rambla del Ramil

Serón, Almería

Un tren de libros
El antiguo muelle de carga es ahora un espacio dedicado al libro infantil con un recorrido de autores y diferentes materiales y épocas donde poder leer, tocar y pasarlo en grande, con especial dedicación al mágico mundo de los títeres.
Serón libros

Podemos acercarnos a Serón y darnos una vuelta para callejear y subir a su castillo, que hoy es un mirador excepcional que nos da idea de la importancia estratégica que ha tenido la localización del pueblo. En la plaza Nueva, podremos disfrutar de las vistas y de paso tomarnos unas buenas tapas de embutidos de Serón en en el moderno bar que toma el mismo nombre de la plaza. Si nos queremos llevar de recuerdo las afamadas chacinas del pueblo, podemos parar en sitios como embutidos Los Remedios y darnos todo un rico festín o dirigirnos (solo sábados por la mañana) a los secaderos que jalonan la entrada a Serón.

Plato de embutidos

Localización: Serón

Bar Plaza Nueva
Plaza Nueva, nº 3
950 426 254
650 458 701

Embutidos Los Remedios
C/ Huerta, 10 y Avda. Lepanto, 21
950426452

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.