Cine Yelmo

Cincuenta visitas guiadas a la Historia de Almería

1

Cada uno de los fines de semana que nos quedan de aquí hasta final de año, la agenda se aprieta para los piratas más curiosos gracias al medio centenar de visitas guiadas a distintos puntos turísticos e históricos de la ciudad de Almería que hay programadas hasta enero. Dichas visitas eran presentadas recientemente por el ayuntamiento de la capital dentro de las actividades culturales y de ocio en las que turistas y almerienses cada vez son más activos.

guillermo langle

No es para menos, porque hay donde elegir; visitas a los monumentos más señeros de la ciudad -la Alcazaba como plato fuerte, pero también el cerro de San Cristóbal o la antigua Medina-, así como visitas gastronómicas al Mercado Central, citas para conocer a fondo los Refugios Subterráneos, visitas culturales para sumergirnos en la conexión imborrable que existe entre Almería y el cine, los rincones más fotogénicos del casco histórico o incluso, cuando llegue la Navidad, eventos especiales como ‘cantajuegos’ o visitas teatralizadas.

En total, medio centenar de visitas didácticas disponibles en nuestra agenda pirata y que, de seguir la tendencia de los últimos años, volverán a ser de lo más concurridas, así que si estáis interesados en participar en alguna de ellas, no cumpláis con esa costumbre tan española de dejarlo todo para el último momento y reservad vuestra plaza con suficiente antelación en la Oficina de Turismo de la Plaza Vieja. Abre sus puertas en horario de mañana, y atienden a este número de teléfono: 950 210538.

Este programa otoñal de visitas guiadas se completa con las excursiones que organizan las empresas colaboradoras, una oferta variada que abarca desde rutas en kayak hasta actividades de senderismo y 4×4, pero esto es algo que os cuenta con pelos y señales el corsario Tito Sánchez Núñez aquí.

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.