FSO Gira Krypton

San Blas y La Candelaria en la Alpujarra

1

Febrero nos saluda con unas fiestas invernales donde, sin embargo, parece asomar el cuello esa primavera que es tan adelantada en muchos lugares de Almería. Celebraciones donde lo pagano y lo religioso se mezclan y para muestra, tres lugares donde podemos a tomar al abordaje para conocer mejor estas cuitas. Agarrémonos a una maroma y saltemos a ellos!

La Virgen más colorida: Los Papelicos
Este pirata que ha visitado mil y un puertos, conociendo mil y una costumbres no deja de sorprenderse de las costumbres y celebraciones de lugares como Instinción. Allí, la Virgen de la Candelaria, la celebran en quizás la procesión más colorista de toda la provincia gracias a la lluvia de confeti o papelicos, como gustan llamarle, a su paso por las estrechas calles de este pueblo de indudable aire morisco. A las cinco de la tarde, la virgen recibirá una lluvia de papeles y palomitas que tiran los vecinos desde los balcones y que, entre la música de la banda, le dan uno de los aires más festivos que uno recuerda. Una jornada, que acaba con un sorteo de roscos y la quema de la zorra, un estrafalario hoguera, pues es invierno y el calor nunca viene mal. Visitar Instinción es también poder recorrernos esta interesante ruta si seguimos este mapa pirata.
carreras de sacos
Por San Blas, a Almócita irás
San Blas, el que cura los males de la garganta, se celebra junto a la Virgen de la Candelaria en el calendario febreril y es el santo patrono de muchos pueblos como Almócita, uno de los municipios con más encanto de nuestra Alpujarra. Unas fiestas que comienzan en desde el viernes 6 hasta el domingo 8, con el aperitivo del día 3 para honrar en su día al santo patrono. Los juegos tradicionales infantiles son las estrellas en estas fiestas, donde se recuperan carreras de sacos, el sogatira, la cucaña así como talleres para confeccionar desde un llavero a un imán de nevera.

La zorrica de Huécija
Termino esta expedición con la visita a Huécija, ese pequeño municipio lleno de monumentos y que en la noche de San Blas, el 3 de febrero, se llena de fuego y luz por la quema de la zorrica, un entramado de cañas que va acompañado por toda una exhibición de pólvora donde los buscapiés, esos cohetes que vana ras de suelo, son los protagonistas en una noche donde entraremos en calor salvando los cohetes que nos asaltarán en cada rincón monumental de esta bonita villa, que podremos saber más en esta weeky pista.
Huécija

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.