Noches de Alcazaba 2022

Almería en clave alfarera

1

La geología de Almería, siempre tan generosa en formas y materiales, regala unos barros que han sido aprovechados desde tiempos remotos pues ya nuestros antepasados de Los Millares y El Argar, los usaban para sus rudimentarios utensilios. Con esta interesante excusa podemos acercarnos a cuatro lugares donde la alfarería es una de sus señas de identidad más características. Vamos allá.

taller alfarería Níjar Níjar
Si existe un lugar en Almería donde la alfarería haya sido santo y seña , sin duda, este es Níjar. Una cerámica que decora muchos hogares de todo el país, con esos barros de de composición férrica que los hace diferentes. Una tradición que podemos comprobar in situ en uno de los pocos talleres que existen funcionando: el de Baldomero García, en el barrio alfarero, junto al Centro de Artes Escénicas de la Villa de Níjar. Un taller que funciona desde principios del siglo XIX y que varias generaciones han sabido mantener. Otro lugar donde no debemos olvidarnos es el que expone en la calle Andalucía,3 la ceramista Sylvie Anne Cuendet, aquí la artesanía da paso al arte. Tras esto, podemos pasarnos por la glorieta y tomarnos unas bravas en El Pipa. De paso, te recomendamos realizar una ruta de senderismo diferente, sigue este weeky enlace para descubrirla.

Alhabia
El río Nacimiento es un río de avenidas y de silencios que dejan unos finos lodos del que poder aprovechar para realizar una alfarería singular, fina y colorista. En la entrada del mismo podemos encontrarnos ya hornos y venta de cerámica como La cerámica de Juan, con su taller en vivo y que nos indican la importancia de la misma en su historia. Ademas, podemos conocerlo mejor con sus casas modernistas, del antaño prospero negocio de la uva y que le llevo a ser un señalado centro comercial de la zona. Uno de su comercios más ilustres. La tienda de modas La Modernista, está ahora felizmente recuperado en el vecino museo de la uva de Terque, donde podremos ver todo su mobiliario de madera de primeros del siglo XX así como vestidos de la época. En la plaza, es imperdonable no pararse a probar las kilométricas tostadas del Pérez (950 64 40 28), en la plaza de la Constitución.
Taller cerámica
Sorbas
Asomado a la rambla del río Aguas, Sorbas siempre ha estado ligada a la alfarería y prueba de ello es que podemos conocer aún hornos árabes en perfecto funcionamiento. Podemos acercarnos al taller de Juan Simón, en la calle San Roque, donde veremos la producción y arte de estos barros de color rojizo y beige tan característicos de la zona. Podemos aprovechar la visita y acercarnos a las Cuevas de Sorbas en esta weeky ruta y para comer, a 10 km en dirección a Lubrín está El Almendro (950 06 69 98), de menús más que ajustados y pizzas caseras para los niños en un limpísimo local.

Albox
En el Almanzora, la villa por excelencia de la cerámica es Albox, con auténticos maestros en el arte del barro cocido. Los hermanos Fernandez regentan un autentico museo de la alfarería, Los Puntas, con un horno árabe funcionando en su taller y donde muestra este legado de la cultura que se resiste a perderse. Pasarnos por su local de la calle San Leonardo, es una irresistible tentación de acabar llevando para casa alguna de sus bellas producciones. De paso, si seguimos esta ruta pirata, conoceremos en profundidad esta municipio.¿Y de comer? Pues su buscamos un menú con un precio más que razonable y con buen servicio, en La Cena (34950430930), en Poeta Juan Berbel, es el sitio. Que aproveche.

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.