Lucainena de la Torres: el espíritu ferroviario

9

Un paseo por el campo repleto de flores por un camino sin cuestas y aprendiendo de paso nuestra historia. “¿Qué é lo qué é?”

Eso y muchas cosas más es la Vía Verde de Lucainena de las Torres, que dispone de una inmejorable traza de no más de siete kilómetros que nos hará rememorar antiguos tiempos donde este apacible pueblo de las estribaciones de Sierra Alhamilla era un agitado centro de extracción minero que alojaba a más de siete mil almas y le dotaba de un perfil casi de ciudad, con su casino, hotel, hospital y teatro y, a lo que íbamos, de un ferrocarril que conectaba con un faraónico cargadero de mineral en la barriada nijareña de Agua Amarga a 35 kilómetros de Lucainena.

Lucainena de las Torres - Almería

Lucainena de las Torres

Y si no es suficientemente atractivo lo que digo, tengo cinco poderosas razones para convencerte. Un ferrocarril que dejó de circular trenes tras la guerra civil y que fue desmantelado, incluidos los puentes de hierro que saltaban las ramblas que dejaba a su paso.
Quedaron los hornos de calcinación de mineral y la rampa por la que se tendieron las vías así como algún depósito hecho de cantería para repostar el agua de las locomotoras de vapor.

Puente Lucainena de las Torres Almería

Lucainena de las Torres

1. Para todos
No hay excusa de que el senderismo es muy pesado, que si hay que subir cuestas como una cabra loca… La vía verde aprovecha la traza del ferrocarril lo que significa que no puede exceder las veinte milésimas de pendiente. Total, que pueden caminar tanto abuelos, como niños… y vagos.

2. En bici y a pie
El trayecto, primer tramo de lo que va a ser una megavía verde de 38 kilómetros, se puede realizar en bici y si no nos cabe en el coche, en el centro de visitantes que imita un antiguo apeadero las alquilan.

Via verde Lucainena de las Torres Almería

Via verde Lucainena de las Torres Almería

3. Visita educativa
Salir al campo no es asilvestrarse: es conocer nuevas costumbres y aprender un poco de historia. El patrimonio industrial de Lucainena está magníficamente restaurado y sus colosales hornos de calcinación del mineral pueden ser visitados y hasta subidos a lo alto. El pueblo es todo un merengue y tiene el premio dado en FITUR de ser uno de los más bonitos de España. Nada mejor que comprobarlos callejeando entres sus limpias calles.

lavaderos Lucainena de las Torres Almería

Lucainena de las Torres

4. Se come bien y se duerme mejor
Si hay algún fatalista que piense que una visita al campo es malcomer, que se quite la idea de la cabeza pues en Lucainena hace ya tiempo que la oferta gastronómica es de primera división. Un ejemplo lo tenemos en la Venta El Museo, a la salida del pueblo, dirección Níjar, donde los platos tradicionales de cuchara se dan la mano con apetitosas carnes y pescados. En la misma plaza del Ayuntamiento, La Plaza, es otra buena alternativa, con sus descomunales tortillas de entrada.

Iglesia Lucainena de las Torres Almería

Iglesia Lucainena de las Torres

Hacer noche en Lucainena y despertarse una mañana de primavera en Sierra Alhamilla, amigo, no tiene precio. Si encima es en lugares acogedores, la sensación de placidez se multiplica. Dos propuestas a los weekeros: una es la que ofrece la Venta del Museo (sí, el restaurante, también es hotel rural). Otra la de Los Baños de Hammam, un lugar especial donde desconectarse del mundo e iniciarse en el recomendable mundo de la meditación.

5. Una oasis para visitar
Los Baños de Hammam disponen también de 17 hectáreas que es todo un oasis dentro del paisaje semidesértico de la zona y se transforma en una interesante granja escuela para que los más pequeños y no tan pequeños descubran el mundo de la naturaleza a través de sus plantas y animales.

Baños de Hammam Lucainena de las Torres Almería

Baños de Hammam Lucainena de las Torres

Localización: Baños de Hammam Lucainena de las Torres

Localización: Lucainena de las Torres

Venta El Museo
Plaza Maestro Paco 6
Lucainena de las Torres
950364200
Los Baños
Cortijo Al Hammam
Lucainena de las Torres
950525250 / 696498365

Comparte

Sobre el autor

Es el oteador de este galeón pirata. Catalejo en mano, nada más llegar a puerto, se adentra en terreno desconocido para descubrirnos enclaves espectaculares cuya existencia es ignorada, incluso, por los propios lugareños. Tiene el don de retratar en forma de dibujos aquello que ven sus ojos y que otros ni imaginan. Ahora bien, le pierden las fiestas populares y si coinciden con alguna de sus expediciones, su regreso puede durar días.