ACTIVIDADES Y AVENTURAS WEEKY OTOÑO 2020

Safari Beach de Almerímar

12

¡Cómo pasa el tiempo! Parece que fue ayer cuando el genuino Safari Beach de Almerímar (El Ejido) abría sus puertas a los fiesteros del Poniente almeriense. Pero de ayer, nada; ocho años hace ya de aquello y Safari Beach es, hoy por hoy, el auténtico referente del ocio nocturno ejidense con cada llegada del verano.

local Safari Beach de Almerímar

Safari Beach de Almerímar

Porque Safari Beach, como la gran mayoría de discotecas y pubs de Almerimar, abre solo durante los meses de verano (durante el invierno hace fiestas esporádicas y celebraciones de puestas de bandas). Este inmenso establecimiento (antiguo ‘Alma de Cuba’) tiene un aforo superior a las 700 personas, con lo que no es difícil imaginar qué tipo de eventos festivos se celebran en su interior; artistas de todo tipo, animadores, sesiones musicales, fiestas temáticas

discjokey Safari Beach de Almerímar (El Ejido)

Safari Beach de Almerímar (El Ejido)

La multitud de fiestas jóvenes y veraniegas se multiplican en los meses de julio y agosto. En este sentido, es habitual que Safari Beach celebre una gran fiesta de inauguración cada año; una fiesta en la que buena parte de la juventud ejidense participa entusiasta. Si queréis comprobarlo, dejáos caer el 5 de julio por la ‘Summer Party‘ que han preparado. Y no os llevéis a engaños, pues aunque la mayor parte de la clientela es gente joven, hay para todas las edades en Safari Beach.

chica en Safari Beach de Almerímar

Safari Beach de Almerímar

Una última recomendación; si eres un apasionado del gin tonic, échale un ojo a la carta y olvídate de los típicos Beefeater, Larios, Gordons o Tanqueray; aquí podrás degustar más de 20 marcas distintas, entre ellas, Pink47, Citadelle, Seagram´s u Old Raj. Fíjate cómo será la cosa, que hasta las tónicas de Safari Beach se consideran bebidas ‘Premium’.

Localización: Safari Beach de Almerímar

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.