CAMPAÑA AYTO ALMERIA CONTENEDOR MARRON WEEKY CESPA

Tres ‘reinas de copas’ en las Cuatro Calles de Almería

11

¡Que levante el garfio el que jamás de los jamases haya pisado la Clásica, el Guarapo o el Porrón! Si no te van las tardes alegres ni las noches de farra es probable que lo hayas alzado, pero como me consta que tenemos una tripulación pirata que se pirra por una buena fiesta, vamos a saco con estos tres veteranos de la noche almeriense.

Que sí. Que sea cual sea tu tribu urbana y tus preferencias nocturnas, tienes que admitir que las Cuatro Calles de Almería no se entienden sin la presencia de estos tres pubs, asentados desde hace años en la zona predilecta por los jóvenes —y también los que vamos peinando alguna cana— para desconectar de unos hábitos y conectarnos a otros con la llegada del fin de semana.

La puerta de la Clásica.

La puerta de la Clásica.

LA CLÁSICA

Mejor voy cortando el rollo y me centro en el primer protagonista de este post. Se trata de un establecimiento cuyo nombre hace justicia a su esencia; La Clásica, que lleva media vida ofreciéndose como un local apto para todo tipo de público, aunque lo que más nos vamos a encontrar son universitarios y algún que otro grupo de gente más mayor o, dicho en román paladino, puretillas.

Otro punto a favor; la ubicación y la amplitud. La Clásica está en pleno centro, junto al Paseo de Almería y frente al teatro Cervantes, además de presumir de dos plantas (aunque los días de diario abre sólo la de arriba) y unos cuartos de baño en los que cabe algo más que un alfiler.

Nos la vamos a encontrar abierta de lunes a sábado. De lunes a jueves abre hasta las 03.00, pero los viernes y sábados opera hasta las 06.00 de la mañana. Y la música que más vamos a escuchar son temas de actualidad y ‘clásicos’ del pop español (sí, hay clásicos en La Clásica). Aunque, de cuando en cuando, se cuela algún que otro temazo más propio de estos lugares (o de estos otros).

EL PORRÓN

Para que nos hagamos una idea; los tres garitos de los que hablo aquí tienen casi más años que borracheras a sus espaldas, pero probablemente ninguno tenga tantos como el Porrón. Según la RAE, un porrón es esa redoma de cristal que se usa para beber alcohol a chorro, provocando alegrías y disgustos en fiestas populares como, por ejemplo, la feria del mediodía. Aunque mejor no hablemos de ferias, fecha en las que la entrada a este local se antoja imposible debido a la marabunta de gente que suele frecuentarlo.

En cualquier otra época del año, el Porrón suele estar muy bien de gente; ambientado pero sin muchos agobios (excepto cuando toca hacer slalom para llegar al baño). La música es algo más cañera que en La Clásica, siendo más fácil escuchar aquí a grupos como U2, Héroes del Silencio, Los Planetas… Aunque, claro está, tampoco es raro que se cuelen Bustamantes y Bisbales varios.

Vista interior del Porrón.

Vista interior del Porrón.

El horario de apertura de Porrón es de miércoles a sábados, de 10.30 a 04.30 horas. Situado en el corazón de las Cuatro Calles (calle Real, justo frente al Vhada), está a medio camino de prácticamente todo. En cuanto a la clientela, también hallaremos gente diversa, aunque con más presencia de un público juvenil.

GUARAPO

Cerramos esta trilogía del ocio nocturno almeriense con otro local mítico donde los haya. Reconozco que hace algún tiempo que no lo visito —la verdad es que cada día soy más predecible a la hora de elegir donde invierto mi tiempo— pero también admito que en este pub he pasado grandes momentos dignos de no olvidar nunca.

Como los dos casos anteriores, Guarapo lleva ofreciendo fiesta a tutiplén a más de dos generaciones de almerienses, o sea que no es difícil ver grupos de grumetes que a duras penas llegan a los veinte años cerca de otros grupos que les doblan en edad. Aquí escucharemos una música más comercial y bailable, y nos encontraremos en un ambiente moderno, incluso con cierta pretensión futurista. Renovarse o morir, que pensarán sus dueños. Bien pensado, pues.

Abre de lunes a domingos hasta las cuatro de la madrugada, y está pegado a estos seis garitos en los que poder seguir la juerga. En Guarapo, como en La Clásica o en Porrón, se organizan, de cuando en cuando, fiestas temáticas de lo más originales. Para no perderte ninguna, ya sabes el truco: ¡atento a la agenda pirata!

Comparte

Sobre el autor

No hay cantina de ningún puerto donde este pirata no haya fondeado. Gran experto en la navegación nocturna, tiene una visión prodigiosa para avistar garitos en los que poder echar unos buenos tragos de ron. Su instinto innato para la fiesta nos lleva a los lugares más insólitos. Disfruta tanto de la noche como del día y cuando los primeros rayos de sol entran por los camarotes, este pirata se pone sus mejores galas para pasear por museos, librerías, exposiciones y salas de arte.